Historia de la chimenea: origen, quién la inventó y evolución

Historia de las chimeneas

El fuego se ha empleado como m√©todo de calefacci√≥n desde hace entre 1 y 1,5 millones de a√Īos, por lo que la chimenea solo fue un paso m√°s en la domesticaci√≥n o el control del mismo.

Sin embargo, desde que se empezaron hacer fuegos en el suelo hasta la invenci√≥n de la chimenea tal y como la conocemos hoy en d√≠a han tenido que pasar cientos de miles de a√Īos. En este art√≠culo te vamos a ense√Īar la historia de la chimenea, qui√©n la invent√≥ y cu√°l ha sido su evoluci√≥n a lo largo de la historia.

Historia de la chimenea

La historia de la chimenea y su evolución están inevitablemente vinculados a las innovaciones técnicas y a las transformaciones que ha experimentado la vivienda a lo largo de los siglos.

Antecedentes de la chimenea

En los proleg√≥menos de la civilizaci√≥n, las chimeneas como tales no exist√≠an. Se hac√≠an agujeros en el suelo donde se encend√≠a fuego para poder calentarse. En las cuevas y las caba√Īas se hac√≠a un fuego en el centro para que diera calor a todo el habit√°culo. El riesgo de incendio era muy alto, ya que la mayor√≠a de las casas eran chozas de madera.

Poco a poco se fueron ideando formas de controlar el fuego asegurando la zona. Una de ellas fue la creación de hornos de barro en los que se cocían los alimentos y que permitían calentar el espacio. Sin embargo, el humo constituía un problema ya que se expandía por toda la vivienda y podía intoxicar a sus inquilinos.

Los intentos de chimenea en la antigua Grecia

La chimenea es una solución constructiva que apareció de forma relativamente tardía. Los griegos tenían una palabra para denominarla, pero en la práctica no la conocieron. Lo más cercano a una chimenea que tuvieron fue un agujero en el techo que permitía la salida del humo de la vivienda.

Este orificio se llamó kapnodeia. Era un respiradero que se abría y cerraba a través de una válvula. Sin embargo, el método más habitual para hacer salir el humo que se acumulaba era abrir las ventanas, tal y como se observa en el teatro antiguo.

Intentos de chimenea en el Imperio Romano

Tampoco tuvieron chimeneas en el Imperio Romano, en el que empleaban la palabra caminus para denominar a un sistema parecido a la chimenea. Sin embargo, sus avances en este sentido fueron evidentes, ya que usaron sistemas de calefacción central para calentar la casa y el agua que utilizaban.

Estos sistemas, llamados hipocaustos, eran similares a los hornos que empleaban fuera del contexto doméstico. Canalizaban el fuego y el calor a través de tubos instalados bajo el suelo y en el interior de las paredes. Este mecanismo calefactor, que incluía salida de humos, fue muy usado en fraguas, hornos y minas.

Esta especie de hornos calefactores son el origen de las termochimeneas actuales. Con ellos se aumentaba la temperatura del interior de las viviendas, y el humo circulaba de forma externa. Aunque fue un gran avance en la calefacción, este sistema solo se utilizaba en viviendas de familias pudientes que se lo podían permitir.

Por tanto, y, hasta cierto punto, los romanos no vieron nacer las chimeneas, ya que contaban con hipocaustos, que fueron utilizados sobre todo en las termas del Imperio romano. En los siglos siguientes, el sistema se mejoró y se incorporó a los caldarium (salas calientes) de las termas y a las villae, que eran las casas particulares más adineradas.

Termas de Caracalla
Termas de Caracalla

La ausencia de chimeneas tal y como las conocemos fue la raz√≥n por la que las habitaciones m√°s importantes se situaban en el lado sudoeste de las casas. Es por ese lado donde hay un mayor n√ļmero de horas de sol en las tardes invernales, que era el momento en el que se realizaba la comida principal.

Intentos de chimenea en la Edad Media

Con la ca√≠da del Imperio Romano, esta innovaci√≥n se perdi√≥ y se volvi√≥ a los m√©todos anteriores, muchos m√°s peligrosos, aunque estos hab√≠an seguido us√°ndose en las casas m√°s humildes. El sistema de calefacci√≥n m√°s com√ļn consist√≠a en un fuego encendido en el suelo, lo cual generaba residuos y humo dentro del espacio cotidiano.

Debido a esta pr√°ctica, algo muy caracter√≠stico de las casas de la Edad Meda era el holl√≠n que quedaba adherido a las vigas del techo. En algunas viviendas se realizaban aberturas en el techo que serv√≠an como escape para el humo, pero no eran muy funcionales. Menos a√ļn en d√≠as lluviosos.

La primera chimenea de la historia

La chimenea más antigua descubierta hasta la fecha data del siglo I, y se encontró en Pompeya. Se trata de una construcción cuadrada formada por cinco tubos que convergen en un tubo general. Es este tubo principal el que sobresale de la casa por el techo.

Origen de la chimenea moderna

El verdadero origen de la chimenea tiene que ver con los cambios en la estructura y altura de las edificaciones. Cuando se empezaron a construir viviendas con dos o más plantas, surgió un problema. No se podía encender el fuego en mitad de las estancias, ya que era necesario extraer el humo y la planta superior impedía generar aberturas para ello.

Por este motivo, se empezaron a construir estructuras anexadas a las paredes en las que se hacía fuego y el humo salía a través de un conducto. Este fue el nacimiento de la chimenea tal y como la conocemos actualmente.

Sin embargo, con estos primeros dise√Īos el humo sal√≠a de la estancia de forma horizontal por la pared lateral. Esta salida de ventilaci√≥n sigui√≥ generando problemas con el humo, ya que este llegaba a las plantas superiores y las rodeaba. Este tipo de chimeneas aparecieron en el siglo XII y eran muy rudimentarias, ya que no ten√≠an jambas ni dintel.

Evolución de la chimenea

La evolución de las chimeneas durante el medievo fue lenta. Uno de los grandes avances se dio en el siglo XIII con el surgimiento de las chimeneas de planta circular y tubos de escape empotrados en los muros. Estas chimeneas tenían una campana semicónica sostenida por patas que la elevaban sobre el suelo.

Chimeneas como parte de la decoración del hogar

En el siglo XIV, las chimeneas pasaron a ser rectangulares, por lo que la campana c√≥nica pas√≥ a ser piramidal. Adem√°s, se a√Īadi√≥ una cobertura al fondo o trashogar a modo de protecci√≥n para que el muro de la casa se conservara intacto.

Esta funda protectora estaba hecha de tejas o placas metálicas fundidas. En la parte externa de la chimenea, la que daba al interior de la vivienda, la protección la proveía un arco curvo dintelado construido con grandes piedras o dovelas.

Estructura cl√°sica de una chimenea
Estructura cl√°sica de una chimenea

En el periodo renacentista, los artistas aprovechaban cualquier espacio para plasmar su creatividad. Las chimeneas no eran una excepción y llegaron a ser objetos de un gran valor decorativo. En esta época no estaban siempre adosadas a la pared.

En vez de ello, muchas veces se colocaban en el centro de las estancias nobles como elemento estético importante. Sobre ellas a menudo se colocaban trofeos, escudos nobiliarios y panoplias. Además, se adornaban con bajorrelieves, especialmente a finales del siglo XV, en el que empezaron a acercarse de nuevo a los muros de la habitación principal.

En Inglaterra y Francia, la chimenea se reubicó definitivamente en las paredes de las casas nobles a partir del siglo XV. En concreto, se solían situar en el centro de la pared más larga del salón principal. Las chimeneas de estas casas acaudaladas solían ser de ladrillo o granito.

La popularización de la chimenea

Sin embargo, en aquel momento la chimenea ya no era un bien reservado a la nobleza o la burguesía. Se había extendido su uso en el pueblo y las clases modestas, ya que se había eliminado el impuesto que gravaba tener una chimenea en el tejado. Durante mucho tiempo se había considerado un lujo equiparable al de tener balcones o ventanas.

M√°s tarde, llegado el siglo XVII, se produjo otro avance rese√Īable. El pr√≠ncipe del Imperio Romano-Germano Rupert da Rin ingeni√≥ una rejilla similar a una parrilla que permit√≠a el paso del aire bajo el combustible. Gracias a ello, el fuego duraba m√°s tiempo encendido y la ceniza se desprend√≠a de las llamas.

La estufa de hierro fundido

Fue en el siglo XVIII cuando Benjamin Franklin inventó la estufa de hierro fundido, a la que bautizó con su nombre. La ventaja de este sistema era que el calor se mantenía incluso después de haber apagado el fuego. Esto se debía a la capacidad del metal para retener la energía calorífica.

Estufa de hierro fundido
Estufa de hierro fundido

La estufa de Benjamin Franklin eliminó totalmente la presencia del humo en el hogar. Generalmente se ubicaba en el centro de la habitación principal. La aparición de este invento redujo el uso de las chimeneas. Sin embargo, su poder de combustión y de generar calor era tal que aumentó el riesgo de incendio.

Las versiones finales

Posteriormente, el Conde Rumsford redise√Ī√≥ la chimenea, aumentando su seguridad y mejorando las salidas de humo. De este modo, las chimeneas terminaron de adaptarse a las paredes de las casas.

En el siglo XIX se inventaron chimeneas m√°s seguras y con m√°s salidas de humo, lo que hizo que las chimeneas se adaptaran a las paredes de las casas. La Revoluci√≥n Industrial del siglo XIX tambi√©n incluy√≥ enormemente en las prestaciones de la chimenea, ya que surgieron innovaciones que permitieron dise√Īar chimeneas m√°s peque√Īas y con materiales m√°s seguros y resistentes. Los principales responsables de estas mejoras fueron los hermanos Adam.

A principios del siglo XX, las chimeneas se habían convertido en elementos imprescindibles de las viviendas. No obstante, en este momento aparece de nuevo el sistema de calefacción central, por lo que la chimenea deja de ser un elemento principalmente pragmático para convertirse en un elemento fundamentalmente decorativo, símbolo de lujo y clase.

La chimenea en la actualidad

En la actualidad, las chimeneas existentes aíslan totalmente el fuego, lo cual maximiza la seguridad en el hogar. Además, los sistemas cerrados consiguen un mayor aprovechamiento del combustible y reducen las pérdidas de calor. De este modo, el calor se mantiene constante. Por lo demás, el sistema no ha cambiado mucho desde el siglo XIX.

Chimenea en la actualidad
Chimenea en la actualidad

En cualquier caso, la chimenea ha quedado relegada a un papel decorativo y romántico a causa de la generalización de la calefacción central, las estufas eléctricas y otros medios de acondicionamiento térmico en las casas. Aunque todavía se utiliza en los pueblos, ocupa sobre todo un papel en el folclore y la tradición.

Historia de la chimenea en Espa√Īa

En Espa√Īa, la historia de la chimenea empieza en Castilla en el siglo XIII. Su uso se extendi√≥ a partir del siglo XIV. Y, a partir del Renacimiento, la chimenea domin√≥ el paisaje de las ciudades y los pueblos, sobre todo en Espa√Īa, Italia y Francia. En los siglos XVII y XVIII, las chimeneas se empezaron a fabricar en Espa√Īa y Francia con m√°rmol en vez de piedra.

Etimología de la palabra chimenea

El origen de la palabra chimenea est√° en el t√©rmino griego k√°minos, que dio lugar al vocablo franc√©s chemin√©e, y llego al espa√Īol como chimenea. En castellano, la palabra chimenea aparece a finales del siglo XIV. Con anterioridad a esa fecha, la palabra castellana que se utilizaba para nombrar el mismo concepto era fumero o humero.

Subir